Islas Feore, un paraíso en el Atlántico

La última resistencia virgen de la naturaleza

Las Islas Feroe son un conjunto de pequeñas islas o archipiélagos formadas en el Atlántico Norte. A pesar de contar con gobierno independiente y ser considerado un país independiente, las Islas Feroe están bajo la administración del Reino de Dinamarca a efectos políticos. A pesar de que las Islas Feroe cuenten solamente con 18 pequeñas islas de muy pequeño diámetro, la riqueza natural de estos territorios es abundante. Se estima que en estas habitan más de 70.000 ovejas, más de 2 millones de gaviotas y la mayor colonia de petrel de las tempestades del mundo.

Si quieres descubrir algunos de los atractivos más interesantes de este paraíso natural, ¡no te pierdas este artículo!

Mejores atractivos de las Islas Feroe

Descubre la montaña Slættaratindur

La montaña Slættaratindur representa el punto más alto de las islas Feroe con una altura de 880 metros. Situado al norte de Eysturoy, recibe su nombre a partir de su aspecto de montaña plana. De hecho, el nombre Slættaratindur significa “Pico plano” en idioma local. Si te gusta escalar y subir montañas, puedes intentar conquistar este pequeño monte helado en torno a unas 4 horas de travesía. Aunque parezca una montaña pequeña, ¡extrema tus precauciones! Muchas subidas tienen pendientes muy pronunciadas y el frío puede jugarte alguna mala pasada.

El monte Beinisvord

Beinisvørð es un monte al lado del mar que te dejará sin aliento. Su altura de 470 metros y sus impresionantes precipicios sobre el Atlántico Norte quedarán impregnados en tu retina durante muchos años. Además, en días despejados y con buena visibildiad, el monte Beinisvørð  se puede ver desde otros puntos de las Islas Feroe a simple vista. En la antigüedad se practicaba caza con cuerdas para la caza de pájaros. Una persona descendía desde los cielos, ayudada por otros que lo soportaban con una cuerda, mientras el primero intentaba cazar cuantas más aves pudiera.

 

El lago de Toftavatn

El lago de Toftavatn es uno de los lagos más grandes de las Islas Feroe y sin duda uno de los puntos con más riqueza natural de todo el archipiélago. Durante los meses de verano, miles de aves migratorias regresan a las Islas Feroe para comenzar a criar tras pasar unos meses en territorios más cálidos. Si te apasionan las aves y los movimientos migratorios naturales, ¡debes visitar el lago de Toftavatn! Además, puedes contratar visitas guiadas para no perderte detalle de las maravillosas y extrañas aves que habitan estas tierras.

In this article

Join the Conversation